Ir al contenido principal

Fuentes No Oficiales (Segunda parte)

Noticias Internacionales para un Diario Improbable



SUB MARCOS

Desde que hace varios años se dio a conocer –con foto y datos generales- que el hombre tras el pasamontañas no se llamaba Marcos, sino Rafael Guillén, se sospecha que varios personajes más han ocupado su lugar tras el mismo pasamontañas.
Primero se dijo que el que fungía como subcomandante del ejército zapatista, en lugar de Guillén, era Manuel “el Flaco” Guzmán. Al parecer se la pasaba albureando a los indígenas y metiendo mano a las enaguas de las mujeres (cosa a la que, por lo demás, ya estaban acostumbradas por el original). Cuando acaeció la muerte del Flaco, el lugar fue ocupado por Cuahutémoc Cárdenas, el cual sólo duró unas semanas en su papel revolucionario ya que se tuvo que preparar para ser candidato de las elecciones en turno. Después el personaje fue asumido por Carlos Monsivais, pero éste tampoco duró pues, según dijo, extrañaba mucho a sus gatos, además de que eran muy evidentes sus lentes bajo el pasamontañas. Enrique Rocha vino al relevo, pero Ofelia Medina se quejó con el comandante Tacho, pues reclamó que aunque Rocha hablaba muy bonito, el cargo debería ser asumido por alguien que tuviera verdadero interés en la lucha. Así pues, Ofelia ocupó el cargo durante casi un año, tiempo que aprovechó para formar un grupo teatral lacandón que se avocó a la puesta en escena de obras de Ibsen, Sartre y Camus. En los últimos informes que han circulado, se dice que Alfonso Arau estuvo ejerciendo también de Marcos, pero que cuando les proyectó su película de Zapata a los indígenas, éstos le dieron un ultimátum de 24 horas para desalojar el lugar.
¿Y Guillén?, bueno, hasta ahora no se ha confirmado, pero después de haber sido visto turisteando por Italia, España y Francia, al parecer Rafael retomó su cátedra en la UNAM, esta vez en la carreras de Mercadotecnia y Medios Masivos. La rectoría ha negado tales imputaciones, pero al preguntar sus nombres a los paradójicamente globalifóbicos estudiantes que así lo afirman, ellos contestaron: “Todos somos Marcos”.





CONCIERTO


En Londres tuvo lugar un hecho terrible. Varios artistas se ofrecieron a dar un concierto en un estadio de futbol con el noble fin de recolectar fondos para los afectados por el Tsunami. Cuando éste se llevaba a cabo, con cerca de 60,000 espectadores coreando y brincando al compás de la música, las vigas y pilares que soportaban el peso de las graderías más altas se vinieron abajo. Decenas de miles de personas fueron aplastadas por otras decenas de miles, las cuales a su vez recibieron el impacto de los plafones y el viejo techo de concreto del lugar. Los músicos que en ese momento estaban tocando llamaron a la calma a los aterrados asistentes, pero todo fue inútil. El pandemonium se había desatado y los fanáticos corrían sin control, pisoteando en su carrera a muchos otros.
Los accesos al estadio quedaron inutilizados por efecto mismo del rompimiento de varios de los cables que los hacían funcionar provocando un corto que a su vez provocó un incendio que comenzó a devorar el ala oriente del estadio y la histeria general hacía más dantesco aquel terrible espectáculo.
Horas después los bomberos y demás equipos de rescate lograron liberar a los sobrevivientes. Se calcula que hasta el momento el número de muertos asciende a 25,000.
Los fondos recaudados serán utilizados para atender a los afectados por el concierto.




MAGOS EN HUELGA

La Sociedad Internacional de Prestidigitadores Unidos se encuentra en uno de los momentos más dramáticos de su historia. Como es de todos sabido, los magos cuentan con la facultad de aparecer monedas y/o billetes de la nada. Esto ha sido dado a ellos por un don de procedencia misteriosa y hasta ahora nadie había objetado nada al respecto. Pero, en un apartado de la nueva Constitución de la Unión Europea, se especifica que desde ahora los magos tendrán que dar cuenta de sus ingresos y su consiguiente pago de impuestos. Dice textualmente: “Todas aquellas personas dedicadas al arte de la magia deberán de abstenerse de seguir apareciendo dinero de la nada. No es justo que la gran mayoría de la población tenga que trabajar arduamente para su sostenimiento, mientras los magos simplemente hacen unos pases mágicos para que al momento surja un dólar de plata entre sus dedos”.
Ilusionistas de todo el mundo se han unido para defender el derecho de sus colegas europeos y exigir que se les permita seguir viviendo en paz. En Las Vegas han llegado a suspender temporadas enteras y en todo el globo hay amenazas de terrorismo mágico. “Convertiremos los autos en pollos, los aviones en piedras, los barcos en ranas. Haremos salir cien mil conejos cada uno de su sombrero y los dejaremos libres en campos de cultivo de los países que aprueben la ley”. El famoso mago David Copperfield responde así a las acusaciones de sus cofrades, quienes lo culpan de no usar su influencia para una rápida solución del problema: “Ellos quieren que amenace con desaparecer la Torre Eiffel, El Big Ben, la Scala de Milán y todas esas cosas. Pero yo les digo que es mucho más fácil desaparecer a los recaudadores de impuestos en el momento en que éstos se presenten”.
Los representantes de la nueva legislatura europea no han dado hasta el momento declaración alguna. Ya veremos en qué termina este curioso caso.




MAUSSAN


Impresionados por lo que vieron, varios asistentes a una conferencia de Jaime Maussan en el estado de Nayarit sufren de alteraciones del sistema nervioso y demás síntomas de shock. Según datos recabados por periódicos locales, Jaime llevaba a cabo una de sus acostumbradas pláticas sobre ovnis, apoyado en videos, libros y grabaciones. En cierto momento de la plática, un grupo de jóvenes comenzaron a llamarlo farsante con gritos e insultos. Jaime los ignoró durante unos minutos, pero aquellos individuos continuaron ofendiendo y recriminando a Maussan su nula profesionalidad. Se vio al ufólogo contenerse un momento más, pero al ver que aquello no terminaría, Maussan llevó sus manos al rostro y, ante la mirada atónita de los ahí presentes, se deshizo de la capa de piel que lo cubría como si se tratase de una máscara. Bajo ella estaba el verdadero rostro de Jaime: un óvalo perlado con dos grandes cavidades negras para los ojos, un orificio apenas para lo que sería la nariz y una trompita alargada en el lugar de la boca. El ser, visiblemente alterado, se dirigió a los que antes lo ofendían y gritó: ¡¿Ahora sí me creen, terrícolas idiotas?! A continuación brotaron de sus ojos un par de rayos azules que desintegraron a los jóvenes que lo habían increpado y lo último que los asistentes pudieron ver fue que apretaba un botón de lo que parecía ser un reloj de pulsera y desapareció.
Esperamos que Jaime (o como quiera que se llame) se presente para dar su versión de los hechos.




SIPAPO

En los interiores de la Amazonia brasileña existen grupos nativos que aún conservan un estilo de vida ancestral. Uno de éstos, los sipapo, mantiene creencias en las que el cielo y la tierra se mezclan. Para ellos todo cuanto existe sobre el mundo es sagrado. “La flor y la lluvia son rezo y agradecimiento”, dicen. “El río y la selva, los animales todos, el sol y la nube que lo cubre, son rezo y agradecimiento también”. Pacíficos y de lenguaje dulce, los sipapo viven en familia y un grupo de ancianos es el que, por medio de sus conocimientos, gobierna.
Andan desnudos. “El cuerpo y sus sudores, sus movimientos, sus habilidades, sus acercamientos a otros cuerpos, son rezo y agradecimiento”. Rodeados por la selva misteriosa, los sipapo cuentan con todo lo necesario para su alimentación y sus más elementales necesidades. Todas las noches se reúnen y, mediante ofrendas de pétalos y plumas de aves exóticas, mandan al cielo, en forma de humo, su rezo y su agradecimiento. Para ellos la vida “es el instante en el que la eternidad nos presta los sentidos”.
De pequeña estatura y cuerpos fuertes, los sipapo no adoran a ningún dios, pues en su relación con la naturaleza no conciben a un ser supremo grabado en piedra, pintado, esculpido o en cualquier otra imagen particular.
Ante tan preocupantes muestras de atraso, el Banco Mundial ha exigido al gobierno que se lleven a cabo las reformas necesarias para que estos grupos sean integrados a la economía nacional y no queden rezagados en los programas de modernización global. Por su parte, el Vaticano ha implementado un programa intensivo de evangelización en la zona y hace un llamado a las nuevas generaciones para que ayuden a las misiones que tan urgentemente son necesarias.




COCA COLA

Preocupados padres de familia de todo el mundo han puesto en alerta a la comunidad científica, lingüística y demás grupos encargados de estudiar las distintas ramas del saber humano.
El hecho es que desde hace unos años para acá han estado naciendo niños a los cuales los une una alarmante coincidencia. Esta no es una malformación física, ni se trata de algún tipo de enfermedad congénita… o al menos eso se espera. La cosa está en que en varias regiones por demás apartadas una de la otra (desde Egipto hasta Uruguay) los niños recién nacidos han dejado de emitir su clásico “gu-gu-da-da”, para ahora -sin que nadie haya podido explicar bien el porqué– para ahora decir constante e interminablemente “co-ca-co-la”. Varias hipótesis han surgido al estudiarse a los niños y sus padres. Se ha especulado que puede ser una cualidad inconsciente en la psique del niño expuesto desde el vientre a la televisión, hasta el consumo inmoderado del producto gaseoso por parte de la madre durante el embarazo. Algunos otros afirman que se trata de una conspiración planeada desde Washington en su enfermiza obsesión por dominar al mundo. Pero el cómo han logrado penetrar a la mente de los fetos no ha podido ser explicado cabalmente por los defensores de esta última teoría.
Los niños, por lo demás, parecen normales y se da un exhaustivo seguimiento a los casos para poder detectar a tiempo cambios en su comportamiento en relación con las demás personas. Se sospecha que el peligro de imbecilidad, bipolaridad y síntomas alucinatorios está más latente en estos casos. Por lo pronto, se prohíbe que los padres les den aquello que con tanta insistencia piden.



Entradas populares de este blog

Tal cual

Yo soy el marihuano que te lleva serenata,
Acompañado de borrachos,
Policías
Y un coro de ranas,
A las cinco de la tarde
De un martes de diciembre,
Con los ojos vendados,
En traje de astronauta.

Yo soy el drogadicto que todos los días llama
A la estación cumbanchera
Y pide esa cancioncita
Que te alegra la mañana.

Me gusta
Que te guste
Lo que busco;
Me busca
Que te encuentre
Y haga bizcos.
Me visto
Que te pones
Lo que uso;
Me uso
Que te pase
Lo que pasa.

Yo soy el borrachito que se pone terco
Alegando tus silencios,
Blandiendo poses,
Roncando como puerco,
Y despierta enfadado
Y Perdido.
Sin pies.
Sin cogito, sin sum, sin ergo,
Para después perderse
En la más triste de las farsas,
En las faldas
De la esperanza que aun albergo
De un día verte feliz en la terraza.

Soy el buenoparanada
Que te hace de comer
Como nunca has comido
Ni volverás a hacer.
Soy el malagradecido
Hijo de puta
Bastardo y cariñoso,
Tonto y orgulloso,
Limpio y apestoso,
Que siempre te da las gracias.

El respetuoso,
El c…

Fernando Paredes

Epítetos, poesías, pituitarias

2007-02-26






Hey,


Corazón,


Tengo dos manos ansiosas por escribirte lo mucho que te quieren escribir, pero nomás no saben cómo, no se ponen de acuerdo en el qué, el matiz, el tono, la figura, el aliento, el sentido concreto de esto que aparece de vez en cuando en la mirada, de vez en cuando en mis oídos, como un algo que no sé qué pedo, algo que eres tú sin serlo, cosas raras que traen pegada tu forma de andar, tus ojos quietos, tu cuerpo largo, a Hendrix, a Isabel y Lucrecia, y tus bracitos de agua, y tus nalguitas de niño nalgón, y tu voz clara, liviana, hipnotizante, floja, floja, floja, tirada en la cama, sonriendo, desnuda, hermosa, vamos a comer gorditas de chicharrón, abramos las persianas que de todas formas están abiertas, bailemos en cada semáforo rojo, tiremos la hueva al compás de una fuente dominguera, la marcha de Zacatecas, el centro de la nación, chocos de fresa, esquites subtitulados, Bill Whithers canta ain’t no sunshine wen she’s gone, y la pila de libros inútiles me ac…