Ir al contenido principal

Chagall







Con los siete dedos de mi mano izquierda señalo el paisaje ruso de mis primeras leches, las vacas rojas, las gallinas con cuatro patas, la cabeza aerostática de las vecinas ortodoxas. Hoy tengo una flor parisina marchitándose en mi solapa, una ventana que da a la torre Eiffel, un gato que se parece al pope imberbe que se emborrachaba en los resquicios amoratados de la iglesia con sangre de Cristo. Mi corbatín es una orquídea, mis cabellos han crecido como el trigo y mi abdomen ha perdido el frío lunar de mi tierra.

Bella está aquí, me ve con sus labios de estrella, me besa con sus piernas de pan, me cocina un platillo de memorias ferroviarias, me ama con los colores del cielo infinito. Su silencio es el mío. Sus ojos, los míos. Es como si Bella me conociera desde hace mucho tiempo, como si lo supiera todo de mi infancia, de mi presente, de mi futuro... sentí que ella era mi mujer. Su tez pálida, sus ojos. ¡Qué grandes son, profundos y negros!. Son mis ojos, mi alma.*Por las noches, un planeta de espejos se posa suavemente en las sábanas y nos reflejamos diez veces por caricia, cien veces por murmullo, mil veces por beso.

Yo era un niño verde, verde como las manzanas, verde como el moho, verde como los becerros verdes que manchan la nieve. Yo era un niño verde que escuchaba a los violinistas verdes, que vivía entre judíos verdes y soñaba verdes sueños. Y así vi a las vacas dormitar en los tejados, a los hombres del campo regresando a sus covachas sin nada en los bolsillos. Vi los suelos rojos, las amarillas sombras, las guirnaldas, los macizos alborotados de pelusa y fragancias tiernas. ¡Qué lejos todas estas cosas, que habitación tan estridente encontraron en mi cabeza!.

Un paracaidista me saluda desde la esquina de una nube, me grita: ¡Marc, desde aquí se ve tu Rusia envejecida!, y yo le pregunto si las gallinas siguen corriendo tras los gusanos, si las mujeres llevan aún sus siete faldas de tela ruda una sobre otra, si las casas persisten en tener la chimenea bajo el suelo. Pero el paracaidista se ha ido a otra nube y grita: ¡Pablo, desde aquí se ve tu España ensangrentada!...


Voy con Bella por los callejones, compramos chocolates rosas y rosas blancas, vamos a los puentes. Subo a sus hombros y caminamos sobre el Sena. Bella tiene los pechos desnudos, bajo ellos cae el blanco vestido y su pierna derecha muestra la media que quitaré con los dientes. Yo, sobre ella, sobre sus hombros, brindo por sus días enredados con los míos, le tapo un ojo, nos reímos, andamos sobre el agua, un ángel nos envidia.Somos dos gigantes enamorados.

En el circo vemos a una amazona preñada de flores, la vemos montar un unicornio, la vemos correr sobre el lomo invertido de los mitos. La música improvisa músicos, la música gitana que se posiciona del aire enrarecido, de los olores animales, y aparecen los trashumantes, los volantineros enfundados en trajes de cometa, los viejos arlequines con un cascabel en el alma. El circo, Bella, el circo es la vida, es tu amor dando giros en la pista de mi existencia, es el caminar fantástico de tus piernas, el circo. Bella, es el sitio donde mis colores viven su más profunda, su más ligera, su más libre experiencia...




Ilustraciones de Chagall (Imágenes Google)

Entradas populares de este blog

Tal cual

Yo soy el marihuano que te lleva serenata,
Acompañado de borrachos,
Policías
Y un coro de ranas,
A las cinco de la tarde
De un martes de diciembre,
Con los ojos vendados,
En traje de astronauta.

Yo soy el drogadicto que todos los días llama
A la estación cumbanchera
Y pide esa cancioncita
Que te alegra la mañana.

Me gusta
Que te guste
Lo que busco;
Me busca
Que te encuentre
Y haga bizcos.
Me visto
Que te pones
Lo que uso;
Me uso
Que te pase
Lo que pasa.

Yo soy el borrachito que se pone terco
Alegando tus silencios,
Blandiendo poses,
Roncando como puerco,
Y despierta enfadado
Y Perdido.
Sin pies.
Sin cogito, sin sum, sin ergo,
Para después perderse
En la más triste de las farsas,
En las faldas
De la esperanza que aun albergo
De un día verte feliz en la terraza.

Soy el buenoparanada
Que te hace de comer
Como nunca has comido
Ni volverás a hacer.
Soy el malagradecido
Hijo de puta
Bastardo y cariñoso,
Tonto y orgulloso,
Limpio y apestoso,
Que siempre te da las gracias.

El respetuoso,
El c…

Fernando Paredes

Epítetos, poesías, pituitarias

2007-02-26






Hey,


Corazón,


Tengo dos manos ansiosas por escribirte lo mucho que te quieren escribir, pero nomás no saben cómo, no se ponen de acuerdo en el qué, el matiz, el tono, la figura, el aliento, el sentido concreto de esto que aparece de vez en cuando en la mirada, de vez en cuando en mis oídos, como un algo que no sé qué pedo, algo que eres tú sin serlo, cosas raras que traen pegada tu forma de andar, tus ojos quietos, tu cuerpo largo, a Hendrix, a Isabel y Lucrecia, y tus bracitos de agua, y tus nalguitas de niño nalgón, y tu voz clara, liviana, hipnotizante, floja, floja, floja, tirada en la cama, sonriendo, desnuda, hermosa, vamos a comer gorditas de chicharrón, abramos las persianas que de todas formas están abiertas, bailemos en cada semáforo rojo, tiremos la hueva al compás de una fuente dominguera, la marcha de Zacatecas, el centro de la nación, chocos de fresa, esquites subtitulados, Bill Whithers canta ain’t no sunshine wen she’s gone, y la pila de libros inútiles me ac…