Ir al contenido principal

Me he topado con cientos de "eróticas", miles de "revolucionarios", multitudes de émulos de Bukowski, "poetas" por millones...

(Intervención en un foro de La Página de los Cuentos con su nick monico-escritor-neurotico)











veamos:

monica-escritora-erotica es, para mí, una total desconocida;

nunca he tenido ganas de acercarme a su obra precisamente por su nick (y por algunos de sus títulos, además)

me importa un bledo que todos sus amigos cibernéticos me amenacen como cuando estaba en secundaria y me decían "vas a ver a la salida";

es patético ver a tantas personas involucradas sentimentalmente con sus computadoras, con letras y fotografías.


mi nick es una broma, sí, pero hacia mí mismo; hace referencia a esos instantes, días, semanas, en los que el mundo todo parece eso: una gran mierda llena de neurosis y odio.


ha sido muy interesante ver cómo reaccionan ante tremenda idiotez (y me refiero al texto) una cantidad de pseudoescritores conscientes y correctos, ingenuos hasta el tuétano, pretenciosos e ignorantes.

en dos años que llevo participando en este foro me he topado con cientos de "eróticas", miles de "revolucionarios", multitudes de émulos de Bukowski, "poetas" por millones y muy muy muy muy muy muy pocos escritores.

yo no tomo este espacio para chaquetearme con fantasías de grandeza literaria:
los escritores de veras no se la pasan frente a sus computadoras o redactando sus más míseras minucias; viven, lo viven todo, todo lo procesan, lo olvidan luego y con sus residuos crean grandes obras.

acá parece un inmeso y multiforme (deforme) diario íntimo de una multitud de gente sin vida, sin cultura y sin alguien real con quien platicar.

creo que fue maravillas quien me recomendó las Obras Jocosas de Quevedo;
cosa que le agradezco y refirmo su muy buen gusto: desde el Buscón a palos hasta su poesía seria, Quevedo es un maestro interminable.


cosas como las que ayer me comentaron ("lo que uno tiene que soportar aquí"; "eres un hijo de puta"; "es una vileza") no sólo no me molestan sino que hasta me divierten.


le respondo a buenaonda: buenaonda, también tú con ese nick me das una hueva tremenda. Y ya, no mereces más comentarios.


una cosa me parece interesante además: comprobar que acá lo que llama a los "lectores" (¿se le puede llamar "lector" a quien rehúye los textos de más de mil palabras cuando un texto impreso cualquiera, un cuento pequeñito de, digamos, Kafka, tiene cuando menos cinco mil?) no son más que un montón de camarillas y acomodaticios productos de la informática y la hueva mental; recibí más visitas que muchos de los que escriben obras de un interés más profundo, y en menos de tres horas mi texto se llenó de visitantes, comentarios y estrellitas:

son ustedes unos idiotas.

ni escritores, ni lectores, ni nada.

y me refiero solamente a quienes siguen creyendo que de aquí despegarán al Nobel o a la editorial que los hará más conocidos que García Lorca;

enfréntelo: aquí no van a pasar de ser un nick "amigo" de otros nicks, ni van a aprender lo que todo buen escritor debe aprender: trabajar su obra como un alfarero, como un arquitecto o cirujano: trabajar la inspiración hasta que el trabajo inspire.

y exagero, porque he hallado no uno ni dos o tres, sino varios más que tienen una calidad fuera de dudas; gente que no "vota", con el prejuicio mínimo que deja el buen sentido del humor y la inteligencia suficiente como para comprender que aquí, en la página de los cuentos, sólo se trata de conocer reacciones y después olvidarlas.



en fin,
espero que me sigan divirtiendo.





besitos y estrellitas para todos.

Entradas populares de este blog

Tal cual

Yo soy el marihuano que te lleva serenata,
Acompañado de borrachos,
Policías
Y un coro de ranas,
A las cinco de la tarde
De un martes de diciembre,
Con los ojos vendados,
En traje de astronauta.

Yo soy el drogadicto que todos los días llama
A la estación cumbanchera
Y pide esa cancioncita
Que te alegra la mañana.

Me gusta
Que te guste
Lo que busco;
Me busca
Que te encuentre
Y haga bizcos.
Me visto
Que te pones
Lo que uso;
Me uso
Que te pase
Lo que pasa.

Yo soy el borrachito que se pone terco
Alegando tus silencios,
Blandiendo poses,
Roncando como puerco,
Y despierta enfadado
Y Perdido.
Sin pies.
Sin cogito, sin sum, sin ergo,
Para después perderse
En la más triste de las farsas,
En las faldas
De la esperanza que aun albergo
De un día verte feliz en la terraza.

Soy el buenoparanada
Que te hace de comer
Como nunca has comido
Ni volverás a hacer.
Soy el malagradecido
Hijo de puta
Bastardo y cariñoso,
Tonto y orgulloso,
Limpio y apestoso,
Que siempre te da las gracias.

El respetuoso,
El c…

Fernando Paredes

Epítetos, poesías, pituitarias

2007-02-26






Hey,


Corazón,


Tengo dos manos ansiosas por escribirte lo mucho que te quieren escribir, pero nomás no saben cómo, no se ponen de acuerdo en el qué, el matiz, el tono, la figura, el aliento, el sentido concreto de esto que aparece de vez en cuando en la mirada, de vez en cuando en mis oídos, como un algo que no sé qué pedo, algo que eres tú sin serlo, cosas raras que traen pegada tu forma de andar, tus ojos quietos, tu cuerpo largo, a Hendrix, a Isabel y Lucrecia, y tus bracitos de agua, y tus nalguitas de niño nalgón, y tu voz clara, liviana, hipnotizante, floja, floja, floja, tirada en la cama, sonriendo, desnuda, hermosa, vamos a comer gorditas de chicharrón, abramos las persianas que de todas formas están abiertas, bailemos en cada semáforo rojo, tiremos la hueva al compás de una fuente dominguera, la marcha de Zacatecas, el centro de la nación, chocos de fresa, esquites subtitulados, Bill Whithers canta ain’t no sunshine wen she’s gone, y la pila de libros inútiles me ac…